(pre) Con C de arte: Rob Liefeld

Estoy seguro de que Captain America es lo mejor que hice en toda mi vida. Las páginas tienen muchísimo trabajo de fondos, de narrativa, hasta los bordes de los cuadritos están cuidados. Yo tengo muy claro que eso molesta a mucha gente, que hay muchísima gente deseándome el fracaso, pero no les voy a dar el gusto

Palabra de Rob!

Rob Liefeld nació, de eso estamos seguros. A la tierna edad de 20 años, ya trabajaba para DC Comics y Karl Kesel le entintaba los dibujos de Hawk and Dove. Después de un tiempo, y algunas peleas con su editor del momento, Liefeld (de ahora en más Rob!) decidió probar suerte en la Maravillosa Competencia. Y Marvel lo recibió con los brazos abiertos, con el título X que menos vendía en una franquicia que facturaba millonadas por número. Y como a nadie le importaba mucho el destino de la colección, Rob! obtuvo “súper poderes” para hacer con New Mutants lo que se le cantara. El escribía los plots, dibujaba, entintaba y Fabian Nicieza le dictaba los diálogos para que sus personajes no parecieran de cartón pintado. Como todo gran artista que es, Rob! hizo crecer las ventas número a número y, en una movida de astucia inusitada para alguien que dibuja como él, rebautizó la colección X-Force y logró que su n°1 vendiera 4 millones de ejemplares, lo que lo convirtió en el comic más vendido de la historia (hasta el momento, vale decir).

Pero las buenas migas no pueden durar para siempre. Decidido a obtener todos los réditos por sus creaciones, Rob! convenció a otros dibujantes de éxito como él para fundar su propia editorial. Claro, él inventó el nombre: IMAGE y sacó el primer comic: YOUNGBLOOD y se auto denominó “gerente general de la empresa”. La idea, en realidad, era que cada artista creara su estudio y que Image sirviera como una plataforma unificada de presentación. Rob! creó Extreme Studios y desde allí… al infinito. La crítica especializada, a pesar del éxito comercial, habló muy mal de su obra… en un evidente caso de persecución y envidia ante el éxito, la mayoría de los críticos argumentaba que a sus comics les faltaba algo importante: un guión o, al menos, cierta coherencia entre diálogos.

En 1996, los directivos de Marvel, desesperados por vender algo, lo convocaron para que renovara al Capi América y a los Avengers dentro del universo de Heroes Reborn. Junto a Jeph Loeb en los guiones y algunos amiguetes de Extreme en los dibujos, Rob! se lanzó a esta mágica aventura como un camión cargado de gasolina se lanza contra una pared de concreto. Y pasó lo más lógico: Marvel lo acusó de incumplimiento de contrato y lo sacó del proyecto (aparentemente, tenía un mínimo de ventas que alcanzar y él, de simple rebelde, no se acercó ni de casualidad).

Más problemas para el genio: sus compañeritos de Image lo acusaron de malversar fondos y recursos de la empresa y, lo que es peor, copiarles dibujos de manera descarada, poco profesional y obvia. El genio, en su ingenuidad, fue expulsado del proyecto que él mismo, en su genialidad, había creado.

Sin deseos de claudicar, funda Awesome! Una nueva editorial en donde dejar correr libre su imaginación. Esta vez la crítica acompañó, sobre todo porque Rob! decidió agregar guiones a sus comics. Grandes dibujantes, como Steve Skroce, abandonaron la seguridad de sus puestos laborales para arriesgarse en Awesome. Y es que Rob! garantizaba una libertad creativa pocas veces vista en una editorial mainstream. Pero el público no le renovó la confianza al californiano y nuestro avatar tuvo que cerrar su fábrica de sueños por falta de ventas.

En la actualidad, Rob! vuelve cada tanto a tomar los lápices tanto para Marvel como para DC. En los primeros, ha hecho Wolverine, X-Force y, más recientemente, revisitó el universo de los Heroes Reborn con Onslaught Reborn (con el también revisitador Jeph Loeb); con los segundos, ha hecho dos numeritos de los Teen Titans junto a Gail Simone y ha pinchado aquí y allá.

Rob! es el ejemplo perfecto del “síndrome del dibujante de los ‘90”: un tipo egocéntrico, que ha hecho su fama en base a hombres de porte gallarda hasta para beber café, mujeres cuyos culos quedan siempre en primer plano (aún cuando están de frente) y armas kilométricas y cuadradas. Como dijo un crítico en medio de una barbacoa: “Tiene más dinero del que nosotros veremos nunca. Y aún así, no sabe dibujar un pie”

Enlaces eXXternos:

Compilado con las 40 mejores ilustraciones de Rob!

Esta página demuestra la influencia de Liefeld en el mundo del arte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s