The Dark Knight, un par de detalles

 

¿Alguien sabe hace cuánto se estrenó esta película? Deben haber pasado dos años ya, no?

Para mí, The Dark Knight no es el gran filme que todos creen. Es una película excelente, con un merecido éxito en taquilla y crítica. Pero está llena de agujeros argumentales por todos lados y no resiste un visionado crítico.

Es obvio que Cristopher Nolan es un hábil guionista y magistral orquestador. La mayoría de sus películas cuentan con un sin número de situaciones interesantes pero siempre adolecen del mismo problema: resultan planas en algún nivel. Ya ocurría con su filme Memento (2000) donde la extravagancia intelectual de la forma se imponía a un contenido simple. Dicho de otra manera, la odisea del pobre Leonard era una niñada de argumento en comparación a la opereta montada a su alrededor. Aún así, la película es interesante, lograda, con buenos momentos y la capacidad de engancharte desde el primer momento. Este es uno de los rasgos fundamentales del cine de Nolan: la empatía. Logra, con apenas dos o tres minutos de acción, dejarte enganchado a tu asiento / sillón / mueble / cabecera / infantería del ’45 / etcétera. El problema principal del cine de Nolan: la heladera

Decía Alfred Hitchcock que muchos trillers no resistían la “lógica del refrigerador”: terminamos de ver la película, estamos impresionados ante la aventura compartida con los personajes fílmicos, comentamos el asunto con familiares y amigos, la vida continua. Hasta que, esa misma noche, nos levantamos en la madrugada para una merienda fortuita y al abrir la heladera exclamamos sorprendidos: “Un momento, ¿cómo sabía el héroe dónde estaba la bomba si mató al villano antes que este confesara?“. Terminamos descubriendo que toda la película era una mentira basada en la arbitrariedad de un guionista, la experiencia se nos fue al diablo y son todos narcos.

Lo mismo ocurre con The Dark Knight, donde quedamos embelesados por el talento de Nolan para dirigir una trama compleja y ambiciosa sin aparente esfuerzo. Con unos actores inspiradísimos (opacados por Heath Ledger pero, la verdad, es que Aaron Eckhart entregó unos registros perfectos en su Harvey Dent, lo mismo que Maggie Gyllenhaal). La puesta en escena es apasionada y soberbia, pero todo se revela un castillo sobre nubes ante la “lógica del refrigerador”.

Cuando Batman Begins apareció en las salas me pareció densa, demasiado explicativa y una mala adaptación. El filme caracteriza a Bruce Wayne como un hombre determinado pero infinitamente estúpido que no es capaz de crear su propio símbolo corporativo. El traje, la capa de moléculas no sé qué, el bati mobil, las armas son inventos de Lucius Fox (un Morgan Freeman que saca chapa con sola presencia) mientras que la bati señal es idea de Jim Gordon. Batman siempre fue una persona inteligente, con recursos, gran memoria y excelentes habilidades detectivescas… al menos en el comic, porque nada de eso se ve en esta primera película. Baste como ejemplo la escena donde Lucius trata de explicarle el efecto de las toxinas alucinógenas y Bruce dice ofendido “se supone que tengo que entender esto?”. La segunda entrega de la saga sí me entretuvo pero ciertos detalles comenzaron a hacerme ruido.

Detalles

Primera escena: el Joker y sus secuaces ejecutan un robo “de película” y todo el plan sale exactamente como se había planeado (acá) Es asombroso como estos primeros minutos hacen metáfora de todo lo que veremos a continuación: entretenimiento puro, ejecución perfecta, algo de humor negro, acción de la buena y mucha emoción pero también falsedad, prepotencia y un entramado elegante para ocultar las enormes carencias de un guión tal vez demasiado ambicioso. Además, en teoría, no vemos a Batman ni al Joker por ningún lado (aunque de eso hablaré más adelante). Pensemos: 

  • ¿qué hace el Joker, en pleno día, maquillado, en el medio de la calle y por qué a nadie le llama la atención?
  • ¿cómo sabía el Joker que Bonzo iba a colocarse en la exacta justa posición para que el chófer lo matara?
  • ¿cómo sabía el chófer que debía matar a Bonzo?
  • ¿por qué la policía no encuentra sospechoso a un autobús escolar que baja por las escalinatas del banco recién robado, conducido por un vagabundo con la cara pintada de payaso y ningún niño dentro?

El genio criminal del que hace gala el Joker es, quizás, el punto más débil de toda la película. Su plan maestro de sembrar el caos en Gotham es simple pero está ejecutado con un nivel de complejidad que ni la logística del Pentágono. Su fechorías dependen tanto pero tanto de las acciones de otros personajes a los que no puede influir, que termina siendo ridículo. Además de que muchas de ellas son intrincadas maniobras de despiste y destrucción, organizadas en apenas minutos. Tomemos por ejemplo el ataque a la camioneta blindada que transporta a Harvey Dent, en donde el Joker demuestra estar no uno, ni dos, ni tres pasos por delante del resto, sino quinientos (¿cómo sabe que la camioneta, acorralada, tomaría ésa salida específica y llamaría al helicóptero para que este pasara justo justo por dónde él, previamente, ha colocado dos secuaces con cables para derribar el artefacto?). Esto, en una película que se tome menos en serio, digamos la trilogía de Danny Ocean, es perdonable y hasta aceptado pero aquí, donde se presume del contexto real y verídico de la historia… un despropósito.

En definitiva, sin ser mala (al contrario, la disfruté muchísimo) creo que este filme ha merecido sus créditos y loas pero necesario se señalen sus falencias y desmadres. El cine de Nolan me sigue interesando, y lo seguirá haciendo durante mucho tiempo más, es un gran director de interesante visión y calidad de trabajo… solo que a veces se le va la madre. Igual espero con mucho entusiasmo su Inception, aunque mi tío Clotilde afirme que todo mi entusiasmo será destruido ante la vieja Siam de casa. Por las dudas, comeré bien en la cena y dormiré hasta el mediodía.

Enlaces Externos:

The key of Awesome y sus preguntas

El cáncer de garganta de Batman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s