Juan Verdaguer

Estadísticamente, el 100 por ciento de los divorcios comenzó con un matrimonio.

Mi esposa y yo tenemos el secreto para un matrimonio feliz:
Dos veces a la semana vamos a un restaurante y disfrutamos de una rica comida y un buen vino.
Ella va los martes y yo, los viernes.

Siempre llevo a mi mujer a todas partes.
Lo malo es que ella siempre encuentra el camino de regreso.

Le pregunté a mi mujer adónde quería ir para nuestro aniversario.
Ella me dijo:
“A algún lugar en el que no haya estado hace mucho tiempo”.
Así que le sugerí la cocina.

Con mi mujer siempre caminamos tomados de la mano.
Si la suelto, se va de compras.

No me gusta hablar de la gente que me invita a comer, pero si en esta cena la sopa hubiera estado tan caliente como el vino blanco, el vino hubiera tenido la edad de la gallina y la gallina no hubiera sido tan corva como los dueños de casa, la cena hubiera sido un éxito

No he discutido con ella en 18 meses.
Es que no me gusta interrumpirla.

Mi mujer tiene una tostadora eléctrica, una freidora eléctrica, una exprimidora eléctrica, una cafetera eléctrica y una batidora eléctrica.
Un día, se quejó: “hay tantos electrodomésticos que ya no queda lugar Para sentarse”.
Entonces le compré una silla eléctrica.

En una fiesta de mucha pompa, una señora de clase alta dijo indignada: “No me explico por qué los árabes y los judíos no arreglan sus diferencias como verdaderos cristianos”.

La última pelea fue culpa mía.
Mi mujer preguntó: “¿Qué hay en la tele?
Y yo dije: “Bastante polvo”.

El otro día le dije:¿Sabes, querida? Cuando hablas me recuerdas al mar.
¡Qué lindo, mi amor! No sabía que te impresiono tanto.
– No me impresionas… ¡me mareas!

Me he pasado la vida estudiando el humorismo desde todo ángulo posible: psicológicamente, fisiológicamente, biológicamente, antropológicamente y estúpidamente.

Ella sabe que soy sensible. Aún así, ayer me preguntó:
– Querido, cuando me muera ¿vas a llorar mucho?
– Claro, sabes que lloro por cualquier tontería….

El mes pasado ocurrió un percance en la cocina y comenzó a salir una humareda negra.
– ¡Auxilio, socorro! ¡Amor, que llamen a los bomberooos… se quema nuestra casaaaaa!, gritaba mi mujer.
– ¡Shhhh!… Silencio, mi amor, ya llamé, pero no grites tanto. Qué necesidad hay de despertar a tu madre?!!

Papá era tan pobre que cuando pagaba el alquiler dos meses consecutivos, la policía llegaba a preguntar cómo había conseguido el dinero.

La otra noche fuimos a cenar románticamente a la luz de las velas. Mi mujer, de pronto, me dice:
– Mira, el joven de la corbata roja me está sonriendo.
– ¡Bah! La primera vez que te vi, yo también me morí de la risa.

Está probado que en USA un hombre es atropellado cada tres minutos. No me explico el aguante de ese hombre

En un día de un calor bárbaro, el marido sale del baño y le dice a su mujer: Gordita, hace mucho calor y tengo que cortar el pasto. ¿Qué crees que dirán los vecinos si salgo desnudo? Que probablemente me casé contigo por dinero.

Juan y María se encontraron por primera vez en la playa. Se miraron, se enamoraron y muy rápido se casaron. En la noche de bodas, Juan le dice a María:
Querida, de hoy en adelante te llamaré Eva. ¿Por qué? Porque eres mi primera mujer. Bueno, qué bien, entonces yo te llamaré Fiat.¿Por qué? Porque eres el 600.

Dos viejas amigas estaban charlando y una le dice a la otra, debo confesarte que mi marido es 100 % impotente. La otra le responde:-El mío es 200 %. -¿Y cómo es eso? -Por que esta mañana en el desayuno se ha mordido la lengua.

Para dedicarse al teatro, hay que saber hacer algo, y yo se hacer algo. Hay que tener audacia, y yo soy audaz. Hay que tener talento, y yo soy audaz.

Anuncios

Diario de un adicto al dinero (y VI)

Me llama el Jefe de Proyecto (coloquialmente conocido como PM, sigla shakespereana de Project Manager) para tener una “charla informativa”

-Por favor, sentate XX XX
-No hay sillas, señor
-Sí, sobre esa actitud quiero que hablemos
-Disculpe, no quiero ser molesto ni causar problemas pero, de verdad, no hay donde sentarse.
-Hijo, voy a darte una pequeña lección sobre la vida laboral. Soy el PM, ¿verdad?
-Eso me dijeron…
-Y como tal puedo hacer y decir lo que quiera, ¿verdad?
-Sí, supongo que eso es correcto
-¿Viste a esa hermosa chica rubia de pechos voluptuosos y mirada sensual que trabaja en el cubículo cerca del tuyo?
-¡Sí!
-Bueno, hijo, como soy el PM, yo, tranquilamente, podría ir y agarrarle esas maravillosas nalgas que Dios le dió y soplarle el cagapedos, ¿verdad?
-Tengo entendido que eso es ilegal
-Mi punto es que como PM soy la máxima autoridad en este call center
-En realidad, usted es un sub contratado del dueño del call center que, a su vez, trabaja velando los intereses de una compañía de telecomunicaciones española que, a su vez, fue contratada por Vodaphone para brindarle su servicio de mensajería de texto.
-¡Soy la máxima autoridad en este call center! Repetilo
-Pero…
-¡Repetilo!
-… pero
-¡Repetilo!
-Usted “es la máxima autoridad de este call center
-Así me gusta, y que no se te olvide. Ahora, si la máxima autoridad en este call center está sentada sobre un montón de páginas amarillas y bebe su café expresso directamente desde una palangana, ¿quién carajo te pensás que sos para pretender sentarte en una silla?
-Dicho así, hasta tiene sentido. Supongo que bien podría sentarme en el piso. Bueno, ya está. ¿Qué quería decirme?
-Estas despedido

Y así fue como ocurrió.

Invasión

Se reproduce a continuación el testimonio de Código 76445 / 9 en relación con el incidente clave “Planeta de los Simios”. La divulgación de cualquier parte de este informe por todo personal ajeno al Departamento de Gobierno y Defensa queda totalmente prohibido.

Primero quiero separar la espuma del champú. Cierto es que me creció un mono en el dedo gordo del pie. Un simpático espécimen al que bauticé Constancio, en honor a mi primer suegro y mi segundo auto. Ocurrió durante mis vacaciones en Montreal y juro que el suceso todavía invade mis ensoñaciones.

No pretendo desviarme demasiado del tema, ni atosigarlos con detalles que puedan irritar sus buenas intenciones. Soy, ante todo, juicioso en cuestiones íntimas y dueño de un temple que me convierte en el más moralista de los inmorales. Evitaré humillarme revelando incidentes demasiado vergonzosos para ser admitidos, aunque mi total falta de criterio me jugará en contra, como tantas veces antes, empujándome a cometer errores que por haraganería no enmendaré. Pido disculpas y agradezco la oportunidad. Read More

Maradona como metáfora argentina

Visto en El País de España

John Carlin y Carlos Pierini

¿Hay alguna relación entre el futbolista y el peronismo? Sí, cuando se eligen entrenadores, presidentes o sistemas de características populistas, autoritarias y con pocos pies sobre la tierra, el resultado es el fracaso

Se dice con frecuencia que la solución a los problemas de la África subsahariana es la educación; que los recursos naturales abundan y si solo se pudiera proporcionar un buen nivel educativo a la gente el continente despegaría. No necesariamente. Miren el caso de Argentina. Todos los recursos naturales que quieran, una bajísima densidad de población y, a lo largo de la mayor parte del siglo XX, índices escolares que no han tenido nada que envidiar a Europa occidental. Pero hoy, en un país que hace 100 años era uno de los 10 más ricos del mundo, la tercera parte de los recién nacidos están condenados a crecer en la pobreza, si es que logran crecer. Ocho niños menores de cinco años mueren al día debido a la desnutrición en un país que debería ser, como hace tiempo fue, el granero del mundo. Semejante aberración florece en un contexto político en el que a lo largo de más de medio siglo juntas militares han alternado el poder con Gobiernos populistas, corruptos o incompetentes. El actual Gobierno peronista de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (como el anterior, de su marido Néstor Kirchner) es más afín al de Hugo Chávez en Venezuela o al de Daniel Ortega en Nicaragua que a los Gobiernos pragmáticos y serios de Brasil, Chile o el vecino Uruguay donde, por cierto, hoy se consume más carne per cápita que en Argentina. ¿Dónde ha quedado la famosa Justicia Social proclamada hasta el cansancio por el peronismo que ha gobernado la mayor parte del período democrático instaurado en 1983? ¿Cuál es el problema? Read More

Con C de arte: Mesmo Delivery

No importa el destino, Mesmo Delivery hara la entrega. Sangrecco el repartidor, conoce la dirección del infierno de atrás hacia adelante. Sabe, también, la del paraíso pero no es seguro contar con eso. Sea cual sea la dirección, lo mejor es no saber cual es la carga. Caso contrario, será la ultima cosa que sepas. Y la muerte en la carretera llega en alta velocidad.

Rafael Grampa es un historietista brasilero con un estilo mezcla Geoff Darrow, Moebius y alguna que otra yerba propia. Comenzó su carrera a los catorce años, haciendo logos, decoraciones para fiestas, ilustraciones para camisetas. Trabajó para una publicación brasilera orientada hacia los más pequeños, en donde lo más raro era tener que usar saco y corbata. Hizo sus pininos en animación durante aquel año loco de 2003, en el estudio gráfico LOBO. Allí estuvo cuatro años, como director artístico y encargado del arte conceptual. Sus clientes habituales eran Cartoon Network, Nickelodeon, Grendene , Diesel y otros.

En 2008 sacó al mundo este Mesmo Delivery, obra de impecable factura gráfica que pude leer hace pocos días y, la verdad, me dejó sensaciones encontradas. Por un lado, tenemos un entretenimiento gráfico en donde Grampa demuestra lo mucho que se divierte con escenas llenas de lirismo ilustrativo.

Por el otro, el argumento no pasa de ser una mera anécdota al paso. Dos personajes tiene que realizar una entrega hacia destino desconocido. Paran en una gasolinería donde ya hay un grupete de muchachos presumiendo sus injurias. Uno de los camioneros se lía en combate con uno de estos fanfarrones y recibe una paliza de Dios, Padre y Madre. El otro, al ver como su compañero muerde el polvo de buenas a primeras, saca sendos cuchillos curvos y hace puré al grupete de gamberros (novias incluidas). Emprenden rumbo desconocido sin haber visto modificadas sus existencias en lo más mínimo. Eso es todo.

Tampoco estoy exigiendo que el comic sea una charada existencialista llena de motivos meta existenciales y alegorías penta religiosas. Pero, tras la lectura de este volumen, queda la amarga sensación de no haber presenciado nada más y nada menos que un producto postmodernista, lleno de flashes y luces y formas extraordinarias pero vacío, simple y hasta olvidable. Grampa ya es hoy una estrella del comic mundial, esperemos que un buen guionista lo lleve a realizar su obra magna, cualidades no le faltan.

Enlaces externos:

Mesmo Delivery, cortesía de Taringa

Marvel Strange Tales Vol. 2

Figuras de acción

Una negra en bolas