Con C de arte: Horacio Altuna

Altuna dibuja hermosas mujeres… no, corrijo: minas, Altuna dibuja hermosas minas. Tal vez no parezca mucha la diferencia pero es fundamental para entender una parte (la más notoria, la minúscula) del gran arte de este cordobés de buena vida. Porque la maestría lírica desplegada en cada página va mucho más allá del rasgo que lo ha convertido en un hot artist allí donde publique.

Las minas de Altuna son totalmente irreales, no hay cirujano plástico en el uiniverso que pueda crear semejantes esculturas de papel. Es tal vez por eso que son su “marca de autor”, aquello que lo hace reconocible entre la multitud. Todos queremos perdernos entre esas curvas demoníacas y somos capaces de vender el alma a Dios con tal de una probada de fantasía. Y así es como caemos en la trampa de un autor anárquico, descreído del mundo y apasionado por su desesperanza.

Los personajes de Altuna malviven a merced de un sistema capitalista e inmisericorde, criaturas sin Dios ni alivio que recorren nerviosas calles llenas de violencia sin sentido. Son mezquinos, traicioneros y falsos, se mueven según la conveniencia última del Capital y arrastran consigo a cuanto inocente pueden. Y eso hasta en sus historias eróticas. No hay amor en los textos de Altuna, el sexo es la fuerza movilizadora de sus obras, el sexo y la corrupción.

Profunda trizteza y desesperanza… pero, ¿a quién le importa eso cuando las minas están tan buenas?

Enlaces exxxternos:

Vuelta al Diario Clarín

Descargas gratias

Historieteta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s