Significados

Me llama la atención el cambio, o mejor dicho, la evolución que algunas palabras sufren. Tomemos por ejemplo “fiaca”: se trata de un término traído a la Argentina por los inmigrantes genoveses, el cual era usado para denominar a una persona que tenía mucha hambre debido al exceso de trabajo físico. Con el tiempo, vació su significado para convertirse en sinónimo de vago, perezoso, desganado.

Otro ejemplo, lo encontramos en la palabra “pillín” localismo que denominaba a un niño travieso. Hoy por hoy, “quedarse pillo” o “ser pillin” remite a una persona que acaba de ser burlada.

Lo mismo parece ocurrir con el término “gato” aplicado a un sujeto del sexo masculino. Al principio, refería a un macho de muy buen ver, galante y con varias amantes. En la actualidad, un hombre que “se hace el gato” es igual a un pelele o un ignorante que busca problemas.

¿Llegará el día en que decirle a alguien “tenés la verga grande y gorda” sea considerado un insulto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s