(CoN C DE aRTe: “ThE ShADOw” de howARd CHaYKiN)

El comic americano de los ’80 es probablemente mi favorito. Durante esta década vieron la luz obras como Batman: Year One y Born Again de Frank Miller y David Mazzucchelli; los Fantastic Four de John Byrne; y la etapa de Walter Simonson al mando de Thor. Acá pueden leer un completísimo informe sobre por qué los ’80 rules en el comic americano.

Dentro de esta vorágine creativa, Howard Chaykin parió sus mejores historias: American Flagg!, Black Kiss y, por supuesto, The Shadow, sin duda mi favorita.

1931. La misteriosa y enigmática figura de La Sombra se encarga de mantener a raya al crimen organizado. Con habilidades sobrenaturales y una amplia red de sirvientes, sólo él sabe del mal que acecha en el corazón de los hombres. Pero en 1949, desaparece sin dejar rastros. 1986, alguien está asesinando a los antiguos sirvientes de La Sombra… alguien que lo conoce muy bien.

En su momento, el anuncio de que Chaykin se iba a hacer cargo de una remake del personaje causó mucho revuelo. A pesar de que llevaba varios años en el medio, y tenía algunos éxitos a cuestas (siendo American Flagg! el más importante hasta el momento); existía cierta desconfianza. Incluso el propio autor no estaba seguro de hacerse cargo de la mini serie ya que, cuando se la ofrecieron por primera vez, dió un rotundo no.

Sus razones podrían ser el no querer encasillarse artísticamente: The Shadow era un personaje asociado mayormente con el década del ’30 y Chaykin ya había realizado Dominic Fortune (ambientada en dicha época), entre otras. Pero la promesa de “carta blanca” lo terminó por convencer.

uno de sus éxitos en los '70: Cody Starbuck

Y vaya sí lo hizo! (parezco radioteatro español) ya que The Shadow pasó de ser un trabajo de encargo a una de las obras más personales que realizó. Primero que nada, y contra todo pronóstico, Chaykin trae al personaje y su contexto al presente (de ese momento, claro) siendo que todos los comics realizados hasta la fecha estaban anclados en los treinta. Segundo, adaptó el universo de The Shadow a su propio universo de curiosidades y manías. El sexo, la violencia y la política conviven naturalmente con todas las manís y estereotipos del personaje original. Además, Chaykin, demostrando su maestría para el relato, cuenta en apenas cuatro números de 28 páginas cada uno, una historia complejísima y llena de matices.

Chaykin hace un uso envidiable de los recursos del comic. Pocas veces un autor hace gala de tan magistral manejo de las onomatopeyas, las viñetas, el movimiento, las calles; la narrativa explota en cada página y todas están pensadas para que tengan un diseño personal y único. Eso, sin volverse confuso ni difícil de leer en ningún momento. Aclaremos: Chaykin tampoco es un autor de fácil lectura, siempre guarda ases bajo la manga y exige de un lector atento. Pero vale toda la pena.

Curiosidades.

Chaykin fue criticado por la personalidad machista y misógina con que dotó a La Sombra. Este se defendió alegando que todos los hombres de los años ’30 eran así y que las personas no cambian tanto su modo de pensar.

El nombre chino de The Shadow es Ying Ko

Sus hijos, Hsu Tei y Ching Yao  Chang, no figuran en el canon oficial del personaje y fueron introducidos por Chaykin para señalar el paso del tiempo.

La Sombra comenzó como presentador del programa radiofónico Detective Hour, tuvo tanta popularidad que decidieron crear una serie de novelas pulp con el personaje.

Walter Gibson escribió un total de 283 novelas con el seudónimo de Maxwell Grant y más de 150 comics (además de guiones para radio y cine). Mantenía un promedio de 10000 palabras por día y, en ocasiones, termina una novela en una tarde y para la noche ya estaba comenzando otra.

Según el canon oficial, el verdadero nombre del personaje es Kent Allard pero utiliza el seudónimo de Lamont Cranston para su vida civil. En las novelas nunca se explicó el por qué de este cambio. Chaykin da un origen coherente a la sustitución de personalidad.

Chaykin desechó la explicación “mística” para los poderes del personaje. Creó la civilización de Shambala como una sociedad híper avanzada con capacidad para levitar objetos, telepatía y fuerzas aumentadas.

Se ha criticado a Chaykin de dibujar siempre el mismo rostro para los personajes protagonistas de sus historias. En este comic, lo hace para tres con La Sombra, Lamont Cranston y su hijo, genéticamente alterado, Junior.

Aquí el personaje deja de usar su famosas Smith & Weston calibre 45 por unas Mini Uzi. Tampoco utiliza su bufanda roja.

Luego de esta obra, Chaykin aplicó la misma metodológia de renovación / remake a otro personaje clásico americano del pulp: BlackHawk pero, en este caso, fue un fracaso de ventas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s