(DueLO)

DUELO / 2 páginas / ejercicio de Siluetas / Sótano Blanco

Anuncios

(mi VIeJO y La mEDICina)

Mi padre era esa clase de persona rebelde a las indicaciones del médico, porque considera que eso le causaría un gran dolor, sufrimiento y preocupación… al médico.

Si hasta le llevaba la contraria descaradamente! Por ejemplo, digamos que el doctor le advertía: Señor, no se le ocurra andar por el lado derecho de la calle, en serio se lo digo, sino va a cagar fuego, va a cagar. Y entonces, él volvía a casa y nos decía: sabés lo que me dijo el médico? Que soy el único argentino que puede caminar contramano por la Nueve de Julio!

(caSiNo ROyalE 1967)

Hace cuarenta años, Columbia Pictures planificó realizar la más ambiciosa, grandilocuente y esperpéntica comedia del mundo. Tenían los actores, tenían los escritores, tenían el personaje icono del momento… no les pudo salir peor.

Un poco de histeria (que no historia)

En 1317 las tropas del Zar Ruso Sviatoslav III invadieron Moscú confundiéndola con Bruselas. La victoria alegró muchísimo al Zar, ya que podía visitar el nuevo territorio sin abandonar la capital del Imperio. Cuenta Eric Hobsbaund que, aunque el error fue subsanado en 1318, todavía hoy existen rusos que, residiendo en Moscú, afirman hacer patria en Bélgica. Y aunque esto nada tenga que ver con el presente artículo, ya sabemos la causa real de la derrota soviética en la Guerra Fría. Y es que de eso se trata.

Peter Sellers y Ursula Andrews

La frase es “nada nuevo bajo el sol”. Esto lo sabía bien Ian Fleming, ex-espía inglés, cuando se decidió a vivir de la literatura. Sus libros ofrecían una mezcla entre espionaje de corte clásico, ciencia ficción, ambientes exóticos y consejos para criar vacas en el Japón. Además de, claro, un protagonista como James Bond: británico hasta las heces, Don Juan, bon vivant y asesino escrupuloso. Toda una britanización del género.

En 1954, unos alegres muchachos de la CBS decidieron adaptar la primera novela del conjunto como parte del programa Climax Theatre. En cuarenta y cinco minutos de televisión en vivo, se llegó a ver como el americanísimo Jimmy Bond experto jugador de Bacarat (pero nada más) deja en banca rota al banquero de criminales Le Chiffre que pasa a torturarlo por ello pero a la final los buenos ganan y los malos no. La adaptación es desastrosa por donde se la mire (sobre todo de frente) (quién levanta un poco es Peter Lorre como Le Chiffre pero ni tampoco) y ninguno de los directivos de la cadena se molestó en adquirir los derechos de las demás novelas. Todo quedó en el olvido.

Le grande Orson Wells

Hasta 1964. Mientras Truman Capote escribía la última parte de su última gran obra, se estrenaba mundialmente Goldfinger, tercera aventura fílmica del Connery como el Bond. Y fue un éxito tan asqueroso e inesperado, con parvadas de gente haciendo cola para verla, que asaltó al mundo por sorpresa. En escasos 111 minutos (para los estándares de hoy día) la franquicia se convertía en icono pop, blockbuster milimétrico, clásico, forma y pro forma, en una palabra: el universo quería su pedacito de 007. Y es ahí donde los productores comienzan a buscar los derechos para las demás novelas de Bond y se encuentran con que, de la carpeta de opciones, faltaba una.

Casino Royale todavía le pertenecía a la Columbia Pictures y, como bien temían los productores de la serie, tenían la opción de comenzar su propia Bond-Saga. Sí, se puede vivir en otra parte del sistema solar. El nuevo proyecto recayó en Charles K. Feldman quién tenía en su currículum películas como Un tranvía llamado Deseo y La comezón del séptimo año; y venía de levantar sus buenos billetes con What’s New Pussycat (movie que contaba con Woody Allen como libretista y con Peter Sellers como protagonista) (la rima es totalmente involuntaria)

La idea original del caballero era, en efecto, una nueva serie del doble 0 paralela a la oficial pero ciertos impedimentos (léase: Eon, la productora de la serie oficial) volvieron dicha opción más que improbable. Por lo que Feldman decidió regurgitar un esquema que ya le había funcionado antes: alocada comedia de tintes psicodélicos, musicalizada por Burt Bacharach, apoyada por un cast multiestelar y argumento surrealista. Read More