(green lantERN se La COMe)

Ah, esto es tan molesto de hacer. Para las dos personas que visitan este blog-de-nunca-updetear voy a contarles un poco la historia del Green Lantern Homosexual.

Hace unos meses, DC Comics anunció con bombos y platillos, que uno de sus personajes más canónicos iba a salir del closet. Todo el mundo pensó en Wonder Woman (una sociedad de mujeres que viven solas en una isla, con especial preferencia por el bondage? Si con eso no haces tortilla, es porque no tenés huevos). Después de mucho rumor innecesario, la semana pasada nos enteramos que el súper héroe homosexual sería Alan Scott el Green Lantern de Tierra 2

¡¿Quién?!

Sí, exactamente. No, no es el Green Lantern de la pésima película, que fue uno de los más grandes fracasos de taquilla de la Warner Bros el año pasado. No, no es ése. Tampoco están diciendo que el actor protagónico de la peor película de super héroes en la Historia del cine como Arte y Forma de Expresión, sea homosexual. Ni siquiera significa que el personaje de ficción que Ryan Reynolds interpretaba, en una de las más terribles adaptaciones al cine de un personaje de comic book, al punto de convertir a Batman y Robin en una obra de arte pop, sea homosexual.

Alan Scott es otro Green Lantern. De otro universo. Y es Gay. Bueno, ahora es gay. Antes tenía dos hijos.

Claro, antes… ¿antes de qué?

Uff, esto va a ser largo. Hace casi un año y medio atrás, DC Comics decidió resetear a cero su universo superhéroico al punto de que los casi 70 años de historia de, por ejemplo Batman, nunca existieron. Todos los personajes son jóvenes nuevamente. Todos andan usando armaduras. No… así no es.

Va de nuevo: los Flash, Green Lantern, Superman, Batman y Wonder Woman que el público en general conoce, no son los primeros que existieron. Son segundas versiones, o re-versiones de los mismos personajes que DC publicaba en los años 30. La Santísima Trinidad de DC recibió una refrescada de cara en los 60, cuando volvieron a ser negocio. Mientras que los Flash y los Green Lantern recibieron versiones actualizadas. Incluso con otros nombres.

Para explicar que hubieran dos Flashes, uno más viejo que el otro, DC los separó en dos dimensiones diferentes donde los súper héroes de los años 30 adquerían edad, mientras que el resto permanecían tan 30ñeros como el que más.

De ahí el Alan Scott que fue el primer Green Lantern de una dimension paralela y anterior a Hal Jordan, el Lantern que fue llevado a la pantalla grande en esa monstruosidad galopante que hace que te sangren los ojos.

¿Eso es todo?

Tampoco. Porque el Alan Scott que fue precursor de Jordan como Green Lantern tampoco es el homosexual. Como dije algunos párrafos atras, DC Comics le hizo borrón y cuenta nueva a toodo su universo comiquero. Ahora, los héroes nunca existieron y Superman, Batman y Wonder Woman no tienen mentores que los guíen. Pero, para no desaprovechar las licencias, se les ocurrió crear una “Tierra Alternativa“. Sí, una de esas que aparecen por todos lados.

Es dentro de esta línea de alteraciones, dónde Alan Scott ha vuelto a nacer como un super héroe abiertamente homosexual.

Lo que sigue es menos complicado de explicar: si en DC tienen gente saliendo del clóset, en Marvel Comics los tienen casándose. Sí, en el número 51 de Astonishing X Men, Northstar se casa con su novio…

¿Quién?

Northstar… un súper héroe, mutante, canadiense, homosexual.

¿Listo? O sea, ¿no hay nada más para decir de él? Bueno, estuvo en un capítulo de los dibujitos de los X-Men… en los noventa.

Es lógico que los comics se adapten a los tiempos que corren. No tengo nada en contra de que tal o cuál sea gay, altere dimensiones, compre chocolates en la esquina, o le meta los cuernos a su novia con un peluche color marrón. Siempre que lleve a historias interesantes o, mínimamente dignas de leer.

El problema es que esto parece más un manotazo de ahogado conservador, que un auténtico abrazo a la comunidad gay. Nadie, fuera de los que dos changos que leemos todavía comics, ha escuchado el nombre de Alan Scott y mucho menos de Northstar. No, ni Marvel ni DC están siendo vanguardistas o trabajando para mejorar la sociedad en que vivimos. No. Están lucrando. Están gritando desesperados “¡mírenme, mírenme, yo también existo!”. Una lamentable práctica que no le hace bien ni a Dios, ni a Pelusa ni a Fofó…

No sé cómo cerrar este post.

Anuncios

2 comments

  1. Xime · junio 8, 2012

    awesome, no esperaba menos explicación de su parte, se agradece 😀

  2. Manu · junio 8, 2012

    muy pedagogico;lo recomiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s