(Batman: Forever Alone)

Tras el estreno de The Dark Knight Rises, recordamos la otra Batman III en un artículo que los hará reir, llorar y cantar en orden opuesto a nuestras intenciones.

Advertencia: esta imagen nada tiene que ver con la película.

Aunque Batman Returns (Id, Tim Burton, 1992) funcionaba bien en la taquilla, la película se convirtió en una pesadilla para la Warner. La visión de Burton era única y especial, además de imposible de vender. McDonalds se negó a incluir al producto como parte de su cajita feliz y la figura del Pingüino se excluyó de la línea de muñecos artículos. Por poner dos ejemplos, y sin contar las protestas de padres horrorizados por la ambigüedad sexual, la falta de moral y la oscuridad del filme. Para los productores, había un sólo responsable de tamaña pérdida de circuitos comerciales: Burton.

A pesar de estar dispuesto a dirigir la tercera parte, los productores le dijeron algo así como “vos no querés volver a esto, te conviene seguir con tus propios proyectos, de onda“. Indirecta entendida. Gracias. Michael Keaton también estaba poniendo en duda su participación: primero, quería 15 millones para calzarse de nuevo el traje y, segundo, demandaba una parte de las ganancias. Si le dicen boludo al pibe.

La salida de Burton no cayó bien entre los fans. Mal que mal, la visión oscura de californiano traía respetabilidad al personaje. De repente, todos esos niños de 40 años podían mostrar sin miedo sus comics al grito de “Ven? Batman es algo serio!“. Que pretendieran cambiar eso, fue tomado como una afrenta contra el alma nerd de principios de los noventa. Igual, el peso del fanático era nulo por aquellos días y nadie prestó mucha atención. Después de todo, Batman era un producto para niños toda la familia.

Sale un gótico, entra un diseñador de modas. Joel Schumacher, señoras y señores, el Schumy de ahora en más, deseaba traer luz al universo del murciélago. Y tenía, además, un punto a su favor que todos se han olvidado: él sí leyó comics de Batman.Se reunió con Keaton para ver si podía hacer avanzar el proyecto pero el choque de visiones (y ciertas pretensiones monetarias) dejó trunca la posibilidad. Aún así, la Warner anunció Batman Forever para el `95.

Advertencia: esto sí tiene que ver con la película!

El protagónico recayó en Val Kilmer con Nicole Kidman como el interés romántico. Los villanos serían El Acertijo para  el ascendente  Jim Carrey (que venía de meter tres hits de taquilla seguidos) y Tommy Lee Jones como Two Face (en un papel pensado originalmente para Mel Gibson). Pero la verdadera sorpresa fue la inclusión de Chris O´Donnell como Robin, algo que se venía queriendo hacer desde la primera parte burtoneana. Con el cast armado, el guión de Akiva Goldsmith listo y el director preparado, el festival de excesos estaba en su salsa.

La trama presentaba a Bruce intentando superar la muerte de sus padres, con ayuda de la Doctora Chase Meridian. Al tiempo que debía impedir que un adolescente impetuoso, Dick Grayson, terminara hundido en la miseria de una vida dedicada a la venganza. Sobre llovido mojado, porque Two Face ha escapado del asilo Arkham y, con la ayuda del recién llegado Acertijo, planean poner de rodillas a Gotham City.

Todo el mundo considera este filme uno de los peores en la historia del personaje. Y, no, la verdad que no es así. Todo lo que no funciona en Batman: Forever es lo mismo que no funcionaba en las anteriores: una trama que pone demasiado énfasis en villanos, desarrollo pobre y nada elaborado, una estética innecesariamente predominante. Estos son errores en los que también cae Burton, la única diferencia es que mientras el mejor amigo de Johnny Deep iba por lo gótico, Schumy va hacia lo camp.

Carrey no lo hace tan mal como villano, su registro es tan cercano a los comics como se podía y la gente estaba acostumbrada a sus niveles de sobreactuación. Gracias a ellos, había conseguido tres éxitos de taquilla absolutos. Tommy Lee Jones es quién sale menos mejor parado, su Two Face está exagerado al punto del ridículo y hay una falta de entendimiento del quién es y qué hace este tipo con media cara quemada.Val Kilmer no muestra gran carisma pero no se puede negar que se intentó hacer crecer al personaje: para el final de la película, Bruce decide ser Batman para ayudar a otros y logra superar la muerte de sus padres. Y, en casi 70 años de historias y más de medio millón de comics publicados, es algo que su contrapartida de papel no ha podido hacer. O´Donnell no consigue interesarnos con su Robin pero la verdad es que no le dieron con qué. La peor parada del conjunto resultó ser Nicole Kidman que encarna a una respetadísima psicóloga, la mejor en su campo, plagada de honores y certificados, que, sin embargo, no puede resistir mojarse cada vez que está frente al murciélago.

Y hasta ahí llega mi defensa de Schumy. Porque no podemos olvidarnos del diseño de vestuario y los pezones en el batitraje (pezones en los batitrajes) (pezones, no sé si entendieron: pezones)(pezones pe-zo-nes). De acuerdo con los involucrados, la decisión vino del propio Schumy que quería darle un valor más “visceral” a los trajes. Aparentemente, su primera idea de ponerles verga no cuajó con los productores.

Alcanza este detalle para condenar la película? Por qué se convirtió en una de las más odias por los fans del mundo mundial? La verdadera causa, más allá de la homofobia, fue que devolvió a Batman a sus raícespara toda la familia“. Ahora, los hombres de 30 años debían volver a esconder sus comics por miedo a ser ridiculizados. Lo que Tim Burton te dió, el Schumy lo sacó.

Curiosidades

Así hubiera sido Robin para Tim Burton.

La filmación no debió ser nada fácil: Jim Carrey y Tommy Lee Jones se odiaban practicamente. Lo mismo que Schumy y Kilmer. Es más, el director puso presión a Warner para contratar a un nuevo protagonista.

Kilmer tampoco tenía muchos deseos de volver a la franquicia. Decidió decantarse por The Saint (dir. Phillip Noyce, 1997), con pésimos resultados.

Billy Dee Williams, que hizo de Harvey Dent en Batman (1989), tenía una cláusula asegurándole la conversión a Two Face. Warner tuvo que pagarle su saliro completo antes de buscar a un nuevo actor.

Harvey Dent figuraba en uno de los primeros guiones de Batman Returns. Pero Burton no estaba convencido con el personaje y su rol fue reconvertido en Max Schreck (el verdadero villano del filme, interpretado por Christopher Walken)

A pesar de que Kilmer y Schumy ya habían trabajado juntos, se llevaron como perro y gato durante toda la filmación.

Metropolis es nombrada en una línea de diálogo. Esta es la primera referencia a Superman en la saga. Otra alusión directa se hace en Batman & Robin.

Schumy se acercó a Warner con el proyecto de hacer Batman: Year One pero el estudio no quería hacer una precuela.

Val Kilmer dijo que utilizar el traje de Batman fue lo más humillante que le pasó en la vida. No podía sentarse, ni incorporarse, por sí sólo y dependía de todo un crew de gente a su alrededor hasta para rascarse la nariz.

Leonardo DiCaprio, Jude Law y Ewan McGregor fueron considerados para el rol de Robin. DiCaprio ya había sido tenido en cuenta para Peter Parker / Spiderman por James Cameron.

Truman Capote estornudó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s