Con los cabellos al azar, y la biografía en la mirada…

Ayer hubiera cumplido 95 años.  Y lo festejamos un día después, cos that´s the way the cookie crumbles.

Escribir una biografía de Jack Kirby puede convertirse en una tarea imposible, más si se intenta ser breve. Es que el caudal de series, personajes y conceptos inventados por este hombre es tal que probablemente la tarea requiere de varios escribas. No por nada lo llaman el Rey.

Jacob Kurtzberg, su nombre real, nace un 28 de agosto de 1917 en Lower East Side, Nueva York. Ambiente donde la pobreza, la violencia y el racismo eran moneda corriente y que el futuro dibujante lucharía por abandonar. En 1935 abandona sus estudios para trabajar como ayudante de Max Fleischer (animador creador de Betty Boop, entre otros)

Allí Jacob aprende a otorgar mayor dinamismo a sus personajes, práctica que después sabría trasladar a sus comics. Además, trabaja en proyectos para diferentes editoriales, buscando ganarse el pan con lo único que sabía hacer bien. Por esos años ya firmaba como Jack Kirby, aunque otros de sus seudónimos eran Jack Curtis y Curtis Davis.

Después de una temporada, conoce a Joe Simon y juntos entablan una amistad creativa que se prolonga durante quince años. A ritmo frenético, realizan series y personajes para una veintena de editoriales hasta que alcanzan su primer gran éxito: Capitán América para la editorial Timely.

Estamos en 1940 y la entrada de los Estados Unidos al conflicto mundial es inminente. Ya desde la portada del primer número América sabía que ése era su héroe: el Capitán le acierta un certero derechazo a un patético Adolf Hitler. El éxito fue total. Pero, y como era usual, la editorial no reconoció la labor de la dupla como parte del suceso. Después de algunos encontronazos, ambos abandonaron Timely jurando nunca volver.

Se casa en 1942 con Rosalind Goldstein y continúa trabajando con Simon en pequeños proyectos. Al año siguiente debe abandonarlo todo y sumarse a la infantería americana, era 1943 y Kirby cambia el lápiz por un fusil en la lucha contra los nazis.

Su experiencia durante la guerra lo marca, demasiado. Si ya antes era un hombre callado, su periplo europeo lo transformó en un ser taciturno e introspectivo. Es increíble pensar un Kirby de mirada perdida y melancólica si lo contrastamos con sus hiperkinéticas y desbordantes páginas. Hay mucho de catarsis en esas explosiones de color y movimiento.

En plena caza de brujas del gobierno contra los comunistas, la dupla Simon Kirby crea Fighting American (Prize Comics). Émulo del Capitán que, en un principio, combatía la amenaza roja para luego satirizar todo el conflicto cuando sus autores entendieron que la cruzada del senador McCarthy era un disparate.

Cansado del ritmo de trabajo, Simon decide abandonar los comics y probar en la publicidad. Es 1954, y Kirby, con el caballo cansado, vuelve a Timely. Aunque la editorial, renombrada Marvel Comics, no la estaba pasando muy bien que digamos.

Stan Lee, editor y guionista, sabía que entre historias románticas al uso y la última criatura atómica, la editorial se fundía. Optó por llamar a Kirby e intentar juntos con una nueva colección. Unos meses antes, la Liga de la Justicia de Dc Comics había reaparecido y la gente parecía dispuesta a consumir superhéroes una vez más. En 1961, sale a la calle Fantastic Four nº 1. Comenzaba la Era Marvel.

Si bien el cuarteto de protagonistas no era del todo original, presentaban una vuelta de tuerca que impactó a los lectores: ellos no eran más que gente con poderes y, como tales, cometían errores; incluso uno de sus miembros aborrecía su poder y, al menos en el primer número, nadie usaba trajes colorinches y la ropa interior a la vista.

La avalancha de títulos no para y Lee adopta una metodología de trabajo que más tarde sería conocida como “estilo Marvel”. Básicamente, la dupla charlaba el episodio y planteaba algunos puntos por donde seguir. Kirby dibujaba el capítulo, se lo entregaba a Lee para que este pusiera los diálogos. A veces, el Rey agregaba pequeñas notas aclaratorias. A veces, Lee optaba por cambiar totalmente el sentido a las ideas de su dibujante.

Fueron años de muchísimo trabajo, para cumplir la cuota mensual debió echar mano a todas las técnicas de dibujo que había aprendido. Dio cátedra con revolucionarias salidas narrativas y sentó las bases para lo que hoy conocemos como arte pop. Tras nueve años (en los que dio forma a Iron Man, X-Men, The Avengers y otros), Kirby se cansó de pelear con Lee, juntó sus cosas y se fue.

Carmine Infantino, editor en DC y gran dibujante, no dejó pasar la oportunidad y le prometió carta blanca para hacer lo que deseara. El resultado? El Cuarto Mundo.

Esta saga cósmica relataba la guerra milenaria entre Los Nuevos Dioses (el Bien) y Darkseid (el Mal encarnado). Para narrarla con total propiedad, Kirby tenía a su cargo cuatro colecciones: Orion and the New Gods, Mr. Miracle, Forever People y Jimmy Olsen Superman’s pal.  Si bien volcó todo su buen oficio e imaginación aquí, lo cierto es que el resultado es desparejo y errático. Las series cerraron por falta de ventas. Aún así siguió creando personajes como Kamandi, Etrigan The Demon y muchos más. OMAC (One Man Army Corps) fue otra interesantísima serie, donde despachaba conceptos tales como el Brother Eye, un gran ojo que vigilaba la Tierra desde el espacio; o las Build-A-Friend, muñecas “amistosas” que, previo ensamblaje, hacen las delicias de grandes y chicos.

En 1975, vuelve a Marvel en busca de algo de la fama que supo tener. Coordina una delirante etapa en Capitán América, que tampoco pega con unos lectores deseosos de un enfoque adulto y realista. Crea algunos nuevos personajes, como Los Eternos. También participa en la adaptación de 2001: A Space Odyssey y trabaja en el comic de The Prisioner, que nunca llega a editarse.

Ya una leyenda de los comics, el Rey fallece en 1994 pero, para nosotros, seguirá vivo en cada una de sus creaciones. Y eso, ya es decir bastante.

Feliz cumpleaños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s