(filosofía de baño)

Mucha gente se molesta cuando caga y el tronco de mierda los salpica. Sí, es molesto. Pero no lo es tanto como cuando la punta de la verga toca las paredes internas del inodoro. Eso sí que es asqueroso. Y no se crean que soy pijudo, simplemente es el pésimo diseño cónico de los inodoros siendo… bueno, pésimo (a falta de una palabra más adecuada). Es más: te diré que, cagando, es la única situación donde no ser pijudo es una ventaja. Siento pena por Mandingo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s