(Reddux: The Shadow vol.2 # 3 de Howard Chaykin)

Portada original (clik para maximizar)

Portada original
(clik para maximizar)

Corría el año 1995, los ladrones repetían sus cargos en el Gobierno, y yo tenía once años. Una o dos entradas más abajo, contaba cómo ahorraba mis céntimos para comprar comics. Pero los puestos de diarios no eran mi única fuente de fantasías, también estaban los canjes de revistas.

Estos establecimientos funcionaban como pequeños intermediarios entre personas que querían renovar sus revisteros, en un simple deje dos, lleve uno. Un negocio bastante astuto, si pensamos que el librero dejaba en manos de los propios clientes la renovación de su stock. Había dos de estos locales en Florencio Varela: el preferido de mi mamá (porque conseguía todos los libros escolares usados y a precios muy baratos y por su mesa plagada de Corrín Tellado) y el mío… porque tenía comics, obviamente.

Chango Verde se llamaba el segundo y, al día de hoy, continúa en el negocio con tres locales abiertos todo el año y dos puestos fijos en las ferias municipales tanto de Varela como de Berazategui. No es una competencia, claro, pero si lo fuera mí canje de revista le pasa el trapo al de mi vieja, cualquier día de la semana. Eso, claro, si dicho establecimiento, siguiera abierto. ¡Toma eso, mamá!, ¡toma eso, Doctora Godines!

Por lo general, en mis juventosas manos caían episodios sueltos, la mayoría saldos del Marvel Comics de Pablo Muñoz, algo de Perfil, y mucho, muchísimo, de Ediciones Zinco. Cosas bastante decentes, cosas bastante mediocres pero nada, y quiero decir nada, me podía preparar para “The Shadow <la sombra>” número tres. Corría 1995, tenía once años, y Howard Chaykin iba tirar por la borda todas mis ideas sobre la vida en general y el comic en particular. Read More

(de qué hablamos cuando decimos: “universos paralelos”)

Para los físicos “universo” es meramente una generalización porque, en realidad, a lo que se refieren es a “Universo observable”. Pero es muy largo y hay que andar explicando y vos viste cómo es la gente que enseguida pierde interés y se pone pensar en el agua, en el fuego, en la casa, en la cuota del cole del nene, en los hombrecitos azules ¡malditos plagiarios de los pitufos!, ¡malditos pitufos, qué mal doblados!

Disculpe, joven, ¿pero no es una contradicción decir “universos paralelos”?, ¿acaso el concepto de “Uni” niega la pluralidad?, ¡¿Y usted quién es?! Una viejita adorable con inquietudes científicas ¡Silencio!, ¡necesito silencio para poder escribir tranquilo!, ¡vaya a mirar la novela!

Como decía “universo” es en realidad una generalización, utilizada por los físicos para acercar sus teorías a las mentes inferiores como ciertas ancianas preguntonas para nada adorables… estoy muy vieja para estas mierdas… ¡Señora, chúpese un limón! ¡Chú-pe-se un li-món!

Ahora que podemos continuar sin interrupciones, me remito a los valores elementares ipso-facto que hacen distingo entre las diferentes ideas de Uni(Multi)verso:

  • Modelo 1: la burbuja. Existen zonas del Universo, llamadas burbujas, donde rigen diferentes leyes de la física. Según esta teoría, la más apoyada por la comunidad científica, la vida dentro de estas burbujas sólo podría ser sostenida por aquellos comprendidos por estas leyes. Además, cada burbuja estaría tan separada la una de la otra, que nunca llegarían a conocerse. De esta manera, se explicaría por qué seguimos sin tener un contacto directo con alienígenas.
  • Modelo 2: membranas. Nuestro Universo es, en realidad, una membrana tridimensional emplazada sobre una de las nueve dimensiones espaciales que forman el TODO. ¿Complicado? Bueno, imaginen que cada página de un gran Diario Argentino es una superficie tridimensional, las diferentes secciones del diario (policiales, culturales, espectáculos, etc..) serían las dimensiones espaciales. Si las juntamos todas, obtenemos el Multiverso todo. Importante: si bien las dimensiones están juntas no por eso se mezclan o relacionan entre sí.
  • Modelo 3: los otros mundos. Esta teoría fue creada para tratar de diluciar por qué el evento A, tiene la consecuencia B y no la, ponele, W. En realidad, todas las consecuencias ocurren y existen tantos Universos como posibilidades. Cada evento dispara una infinita serie de Multiuniversos donde los nazis ganaron la Segunda Guerra Mundial, yo no soy gordo, y el final de Lost tuvo sentido. El único problema a esta teoría es la paradoja de Dios (hablaré de ella más adelante)

Read More