(Autobiografía literaria de Thingum Bob, Esq. de Edgar Allan Poe)

broadway journal

Dado que mis años van en aumento y, según tengo entendido, tanto Shakespeare como Mr. Emmons fallecieron alguna vez, no es imposible que hasta yo tenga que morir. He pensado, pues, que bien podía retirarme del campo de las letras y dormir en mis laureles. Pero ansío dejar señalada mi abdicación del cetro literario con algún importante legado a la posteridad, y quizá nada mejor para ello que narrar la historia de los primeros tiempos de mi carrera. Tanto y tan constantemente ha brillado mi nombre ante los ojos del público, que no sólo estoy dispuesto a admitir lo natural de ese interés universalmente provocado, sino a satisfacer la extrema curiosidad que inspiró siempre. Por lo demás, constituye un deber de aquel que ha llegado a la grandeza dejar en su ascenso los hitos necesarios para guiar a los otros que ascenderán a su vez. Me propongo, pues, detallar en este artículo (que estuve a punto de titular «Datos para servir a la historia literaria de Norteamérica») esos importantes, aunque débiles y vacilantes primeros pasos por los cuales llegué a la larga al pináculo del renombre humano. Read More

Anuncios

(Feria del Diskette)

Había mucho movimiento en el cielo. Parecía que un nene abría y cerraba una canilla celestial a su capricho. Y aún así, la Feria nos dió una pared para colgar laburos, una mesa para vender libros y toda la onda que cabe en un termo de agua caliente para el mate. Acá van algunas instantáneas propias y ajenas:

01flyer

01TARJETAv2

Desde acá, vaya mi agradecimiento a Valeria Vargas (mi “barrilete cósmico / ¿de qué planeta viniste?” que se encargó de pensar en todo) y a la gente de Rincón, Casa Cultural por la buena onda.

¿Qué decís Arnold?, ¿volvemos a la Feria o no?

Hasta la vista baby - Terminator 2 - wallpaper

¡No, iletreado de mierda!, Tenés dos frases y te las confundís? Yo te preguntaba si volvíamos y vos tenías que decir…

200_s

Ahora perdió la gracia… forro.

Te juro: esta la última vez que trabajamos juntos. Todo el mundo me decía “usalo al Arnold, usalo”, “es viejito pero todavía se la banca”. ¿Qué se va a bancar este pastruli? Le tiene que prender una velita a San James Cameron todos los días para que lo deje seguir arruinando la saga de Terminator. Ví la última el otro día… ¡por Dios! pero no hay derecho. Parece que a propósito quieren perder guita. Ahí hay lavado, no me engañan, ahí está metido el Chapo o el otro colombiano, ¿cómo se llamaba? el de los bigotes. Bueno, nada, aguante Stallone y la Feria del Diskette, carajo.