(Diario de un adicto al dinero + La Fila)

Este es un texto que escribí para Revista Kirk que, a su vez, es una remake de una serie de post que hice circa 2009. La idea era incluir una larga hilera de personajes de diversas clases, contextura física y proporciones, esperando por una entrevista laboral. A continuación el texto original, el boceto para la nota y la fila, en toda su calamitosa extensión. 

Diseño para su publicación en Revista Kirk!

*****************************

Así comienza:

Buenos días,

Mi nombre es XX XX, estoy interesado en aportar mis capacidades y buena predisposición a su emprendimiento. Soy una persona proactiva, profesional y seria, tengo mucha inclinación hacia el trato con personas, buena dicción y paciencia.
Si ustedes creen que poseo las características necesarias para trabajar juntos, podemos concretar una reunión para ultimar detalles.

Atentamente, XX XX

¿Existe algo más patético que una persona que intenta venderse a sí misma? Sí, una que no sabe cómo.
Todo comenzó cuando me puse las bolas y rajé a la mierda de mi laburo de telemarketer. Al principio, la movida fue recibida con alegría por familiares y amigos: finalmente dejaría de responder “Me quiero pegar un tiro en las bolas” a cada “¿Cómo estás?”.

Pasé una temporada de dandy bacán invitador de cocteles, alma de la fiesta y gatillo fácil del entretenimiento. Luego, la realidad interrumpió mis planes y me quedé sin un centavo, sin trabajo, sin ningún otro título más que el secundario y viviendo de prestado en lo de mis padres. Una joyita de 26 años, barbudo, grasoso y que ha derrotado más anti-transparentes que el gas mostaza.

Como decía antes, autopromocionarme es un arte cuyos secretos me eluden. Y es gracioso como la mayoría de los buenos puestos piden gente con experiencia, graduados en tal o cual carrera universitaria y que no superen los 21 años. O yo he malgastado mi tiempo, o alguien no tiene expectativas muy realistas. Lo peor, es que existe gente que cumple ese perfil. En mi trabajo anterior, había un flaco que obtuvo el doctorado en Psiquiatría a los 20, la Licenciatura en Literatura Comparada a los 23 y el grado summa cum laude en Ingeniería Eléctrica a los 25. Era el portero más sobre-calificado que conocí en mi vida. Mi primera resolución, cuando decidí “volver a ofrecer mí fuerza de trabajo”, era no volver a pisar otro Call Center. Antes la muerte. Y estoy seguro que alguno se está preguntando “¿qué tan malo puedo ser?”. Bueno, permítanme ilustrarlos.

Imagínate que estás arriba de un carro de madera que es tirado por una locomotora. No tenés agarraderas, ni otra forma para sostenerte que tus uñas. El viento en contra, como corresponde. Desde el vagón de enfrente, alguien te arroja naranjas que, gracias al milagro de la cinética, adquieren una velocidad y fuerzas astronómicas. Al mismo tiempo, estás obligado a explicarle a un inmigrante ilegal en los Estados Unidos, que en su vida usó una computadora, cómo configurar un modem wi-fi; demostrando, por supuesto, ser una persona proactiva, profesional, seria, con mucha inclinación hacia el trato con personas, buena dicción y paciencia.

Plusvalía Blues.

Esto parece bueno:

Búsqueda Personal
Queremos gente activa, profesional y seria (con o sin experiencia) para unirse a nuestro selecto grupo de vendedores.
Garantizamos: salario mínimo + comisiones + buen ambiente laboral + calidad de información y constante capacitación
¡¡¡Comunicate al 15-5555-5555 y sabé más de nosotros!!!

Con perder no pruebo nada, mi espíritu de venta equivale a cero pero al menos no es mi trabajo anterior. O sea, no hay forma de que sea peor.

Tras algunos segundos de música instrumental, atiende lo que en mi mente es un hombre de unos 45 años, procedente del conurbano bonaerense, identificado como “Tito” por sus amigos, y que prefiere comer su churrasco con la mano.

-¿Hola?
-Sí, hola. Soy XX XX, llamo por el aviso del diario.
-Ah, sí, ¿vos querés formar parte de nuestro selecto grupo de vendedores?
-Dicho así, asusta… [Primer intento por ser simpático; el silencio del otro lado confirma mi fracaso.] Pero sí, ¡por supuesto!
-Bueno, te voy a contar un poquito sobre la propuesta: Nuestra Empresa se dedica a organizar la parte de ventas en supermercados, locales y puestos especializados de la empresa Personal. Tu trabajo, si decides aceptarlo, sería encargarte de las mejores ventas en uno de nuestros puestos estratégicamente localizados.
-Claro… y, no sé, ¿de cuánto estamos hablando?
-Primero, quiero aclararte que necesitamos gente con ganas de crecer en La Empresa y, tal vez, en un futuro llegar a la gerencia.
-O sea que, si me va bien, podría estar hablando con tu futuro jefe [segundo intento de ser simpático]
-El sueldo básico, [otro fracaso] es de mil pesos más comisiones de venta que pueden depender del lugar donde trabajes así como de la producción que alcances. ¿Alguna duda?
-Entonces, en un puesto que puede ser en… … por ejemplo, un supermercado, ¿alcanzo una comisión menor que en un shopping pero el básico es igual?
-Algo así…
-¿La cantidad de horas y eso?
-Nuestra Empresa ofrece la oportunidad de trabajar seis días a la semana, entre 9 a 10 horas, dependiendo del lugar donde estés ubicado, con un franco rotativo.
-¿Franco rotativo?
-Sí, por ejemplo, podés tener libre una semana el domingo, la otra el sábado, la obra el martes, y así. Igual si vos estudiás alguna carrera, La Empresa te da todas las facilidades.
-Claro, los días de estudio…
-No, esos la verdad que no. Te dejamos llegar más tarde para que puedas dar tu examen tranquilo. O sea cuando rendís, trabajas menos horas… que a fin de mes se te descuentan.
-Pero, ¿no deben darme un día completo de estudio, que lo puedo pedir cuando quiera y el día del examen no necesito ir? [más silencio de línea]… ¿Dan algún tipo de extra por trabajar fin de semanas?
¿Disculpame? [juro que sonó ofendido]
-Sí, no es lo mismo trabajar un lunes que un domingo, por ejemplo. Tengo entendido que las empresas dan un plus por eso.
-No, Nuestra Empresa da comisiones tan altas y beneficiosas que decidimos no adoptar esa política.
-Pero es una ley, lo mismo que el sueldo debe presentar algún extra por trabajar horas nocturnas. Lo que te digo no son locuras mías. A ver, ¿qué pasa si me enfermo?
-Se te descuentan los días y los recuperás una vez que te reincorporás.
Y decime, ¿tu empresa sabe de la Asamblea del año ´13?

Sólo me contestó el tono. ¿Habrá sido por algo que dije?

Cómo aprendí a dejar de quejarme, y amar el Capitalismo.

Data Entry
Buscamos operadores de ingreso de datos para compañía de celulares española. Indispensables conocimientos de ortografía y habilidad de tipeo. Presentarse para entrevista grupal el 00/00/2015 a las 12:00 hrs. Bolivianos abstenerse.

Una entrevista en grupo es como jugar al strip-poker con tu mejor amiga de la infancia: alguien siempre saldrá herido.

Primera alarma: fuimos reunidos en una habitación que carecía de las suficientes sillas para todo el grupo.

Segunda: compartíamos espacio con un caballero, ajeno al proceso de selección, que sostenía un manojo de cables chisporroteantes en una mano y un destornillador en la otra. Según me explicaron más tarde, La Empresa estaba haciendo algunas remodelaciones (con todos los empleados adentro del recinto).

Tercera: el “Centro Operacional” (como denominaba La Empresa al área donde tenía a todos sus esclavos) era un conjunto de cubículos mal amontonados con computadoras Windows 98 parcheadas para XP y unos auriculares que no tienen nada que envidiarle a mi mp3 de la triple frontera. Ay ay ay.

Intento actuar calmo durante las entrevistas, si algo me impresiona continuo mostrando una perfecta indiferencia, y, salvo por la vez que una mujer dio a la luz durante un preocupacional, casi nunca lloro.

La entrevista estaba plagada de todos los mismos estereotipos de siempre: el joven recién egresado de la secundaria que busca su primer empleo, la joven de clase altísima que necesita dinero para sentirse independiente mientras Papá paga el departamento, el celular, la universidad, el auto y el shampoo de 250 dólares (que promete deshacerse de la resequedad, al tiempo que otorga brillo y elasticidad a su pelo); la divorciada, madre de tres, que intenta reincorporarse al mercado laboral; el músico fracasado que necesita algún ingreso antes de convertirse en el próximo Kurt Cobain; y, claro, yo… el aspirante a escritor desesperado porque las ratas se lo están por comer o los padres por echar (lo que ocurra primero).

La entrevistadora tampoco le escapa a los clichés: joven de 25 o menos, más buena que comer pollo con la mano, ascendida a su puesto en Recursos Humanos al poco tiempo de entrar en La Empresa (porque está más buena que comer pollo con la mano), muy cordial, poco conocedora de las leyes laborales y con ganas de que nos entusiasmemos con su propuesta. La misma incluye un trabajo de ocho horas, cinco días a la semana con francos rotativos de viernes – sábado, sábado – domingo, domingo – lunes con un premio de presentismo de 100 pesos y un básico de me cago en la mismísima mierda puta del orto. ¡¿Cómo se les ocurre pagar 900 pesos por ocho horas diarias de trabajo, en un lugar que se está cayendo a pedazos y donde hay un gordo que me puede matar electrocutado?! ¡Yo tengo mi dignidad, pero se me vencen la luz, el gas, el teléfono, y el cine, hay tantas películas que quiero ver, y libros que leer, 900 pesos ¿por qué tan poco, si yo soy un buen pibe? Dios tiene algo en mi contra!, ¡¿Por qué me odias Dios?! Ya no hago chistes anti-semitas (o pro-semitas), sólo me drogo en ocasiones especiales y lo de la venta de paco lo hice una vez, a un primo que ya está medio boludo ¡¿900 pesos?! Si hasta me masturbo con culpa para no ofenderte. Mi dignidad la luz los cigarrillos el celular plata para el telo los libros las películas internet mi-er-da ¡ACEPTO!

Una conjura de necios

Me llama el Jefe de Proyecto (coloquialmente conocido como PM, sigla shakesperiana de Project Manager) para tener una “charla informativa”.

-Por favor, sentate.
-No hay sillas, señor.
-Sí, sobre esa actitud quiero que hablemos.
-Disculpe, no quiero ser molesto ni causar problemas pero, de verdad, no hay dónde sentarse.
-Prestá atención, pibe, voy a darte una pequeña lección sobre la vida laboral. Soy el PM, ¿verdad?
-Eso me dijeron…
-Y como tal puedo hacer y decir lo que quiera, ¿verdad?
-Sí, supongo que eso es correcto.
-¿Viste a esa hermosa chica rubia de excelente irse, pechos voluptuosos y mirada sensual que trabaja en el cubículo adjunto al tuyo?
-¡Obvio!
-Bueno, como soy el PM, tranquilamente, puedo ir y agarrarle esas maravillosas nalgas que Dios le dio y soplarle el cagapedos.
-Tengo entendido que eso es ilegal.
-Mi punto es que, como PM, soy la máxima autoridad en este Call Center, ¿verdad?
-En realidad, usted es un sub-contratado del dueño de este lugar que, a su vez, trabaja velando por los intereses de una compañía de telemarketing española que, a su vez, fue contratada por Vodaphone para brindarle su servicio de mensajería de texto.
-¡Soy la máxima autoridad en este Call Center! Repetilo.
-Pero…
-¡Repetilo!
-Pero…
-¡Repetilo!
-Usted “es la máxima autoridad de este lugar”.
-… “Call Center”
-No quise ser repetitivo…
-… “Call Center”
-Usted “es la máxima autoridad de este Call Center”.
-Así me gusta, y que no se te olvide. Ahora, si la máxima autoridad en este lugar está sentado sobre un montón de Páginas Amarillas y bebe su café expresso directamente desde la jarra, ¿quién carajo te pensás que sos para sentarte en una silla?
-Dicho así, hasta tiene sentido. Supongo que bien podría sentarme en el piso. Bueno, ya está. ¿Qué quería decirme?
-Estás despedido.

Y así fue como ocurrió.

*****************************

LA FILA

Click en cada imagen para maximizar

01PAG_version1 01PAG_version2 01PAG_version3 01PAG_version401PAG_version501PAG_version6 01PAG_version701PAG_version801PAG_version9

01PAG_version98 01PAG_version99

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s