(Twin Peaks)

 

Anuncios

(Ghost in the Shell, dir. Rupert Sanders, 2017)

ghost-in-the-shell-kuze-michael-pitt

Usar la cámara lenta para enfatizar la importancia narrativa de una escena, es una técnica tan antigua que amamantó a Mirtha Legrand. En SEVEN SAMURAI (1954),  Akira Kurosawa la utilizó para remarcar el dramatismo de la guerra. Ya en los ’70, Sam Peckinpah haría escuela brutalizando sus escenas de acción con esta técnica. Ahí todos contentos, hasta que Zack Snyder decidió acelerar, desacelerar y acelerar de nuevo sus escenas de acción para destacar la belleza de las mismas.  Esta variación, que podríamos denominar cámara lenta interruptus, llegó a transformarse en el sello personal que Snyder utilizaría para estampar WATCHMEN (2009), LEGEND OF THE GUARDIANS (2010) y SUCKER PUNCH (2011).

Rupert Sanders, director de GHOST IN THE SHELL, cinco años después de que Snyder abandonara su seña de identidad, opta por este interruptus para sus escenas de acción. El efecto buscado tiene menos que ver con acentuar el dramatismo o la brutalidad de la violencia y más con “Vamos a quedarnos cinco minutos mirando la bala que sale del arma de Scarlett (alguien debería darle una película como Black Widow, ¿no?) y recorre la habitación cortando el aire (nuestro Jefe de Animación vive en el sótano de su mamá), como sigue recorriendo la habitación (es re virgo pero lo queremos), como sigue recorriendo (la mitad del presupuesto se nos fue en esta escena) y ¡Bang! como le pega en el pecho al malvado (el día de filmación, ese extra estaba con diarrea y lo reemplazamos por una bolsa de papas, nadie se dió cuenta), y ahora vemos como el malvado comienza a retorcerse de dolor, y se retuerce, y se retuerce, y se retuerce un poquito más y ¡Pónchatelas! Mirá como sale sangre por todos lados!“.

Lógicamente, como espectadores terminamos sobresaturados y el impacto de lo que sucede en pantalla se pierde por completo. Escenas que funcionarían perfecto en cámara lenta, dejan al público indiferente porque, para esta altura, o ya están hartos o aguante Jason Bourne, vieja, no me importa nada.

https-blueprint-api-production.s3.amazonaws.comuploadscardimage219400GITS

Y mientras esto pasa, Scarlett Johansson cuestiona su identidad y plantea la pregunta: “¿qué es ser humano?, si removemos sangre, carne y huesos, ¿alcanzan nuestros pensamientos para hacernos personas?” Lamentablemente, la película desconfía en las capacidades analíticas de sus espectadores y le subraya a trazo gruesos sus temas de des-humanización e identidad de género. A tal punto que muchos diálogos pueden dividirse en dos categorías:

  • Los que acentúan el tema. Con actores hablando a cámara y diciendo “ESTA ES LA TESIS DE LA PELÍCULA“.
  • Los que acentúan el tema. Con actores hablando a cámara y diciendo “¿SE ACUERDAN DE LA TESIS DE LA PELÍCULA? BUENO, ESTA ES LA CONCLUSIÓN. NO, NO SE MOLESTEN EN DEBATIR, ACÁ ESTÁ LA RESPUESTA“.

La filosofía de trazo grueso es como masturbarse con un rallador de quesos: al principio está bueno pero te termina rompiendo las pelotas. 

(Invasión Zombie, dir. Sang-ho Yeon, 2016)

train-to-busan-review

INVASIÓN ZOMBIE tiene todo lo que quieren las guachas. Es una montaña rusa de acción, aventura, personajes simpáticos, tensión, suspenso, humor, efectos especiales, un guión inteligente, una edición inteligente y una dirección puta madre. Además, incluye como subtexto ataques al individualismo, el capitalismo salvaje, el “sálvese quien pueda” y el neoliberalismo.

Podría concluir mi crítica acá y aún así hacerle justicia a la película.

Decir que el cine de género surcoreano es el mejor a fuerza de películas como THE GOOD, THE BAD AND THE WEIRD, MOTHER, THE HOST, I SAW THE DEVIL y OLD BOY es una obviedad. Todos los que usamos Torrents lo sabemos pero es celebratorio que esta película haya llegado al circuito comercial y se mantenga en las salas por varias semanas.

busanhaeng3

Pequeña paradoja: INVASIÓN ZOMBIE llega a los cines no por su calidad cinematográfica sino porque lleva recaudados más de 150 millones de dólares en todo el mundo. Además, de haber ganado cuando premio al cine fantástico exista. Y ha logrado todo eso, por su calidad cinematográfica.

¿Se viene el inicio de una nueva moda? Es poco probable, la verdad, pero crucemos los dedos: podríamos ver THE AGE OF SHADOWS en pantala grande!

PD: Durante los trailers pasaron “Mi novio es un abusador hijo de puta que no respeta mi individualidad pero está todo bien porque la historia original la escrribió una mujer, parte 2“. Depresión.

(Detrás de la línea amarilla: Rogue One: a Star Wars story, 2016)

rogue-one-cast-photo-d23-1536x864-863230540510

Mark Twain dijo la historia no se repite pero rima. Excepto en la franquicia de Star Wars donde sólo existe la repetición. Los malos tienen un arma destruye-planetas!… una profecía!… la Fuerza! Este universo ficcional, compuesto por centenares de planetas, miles de razas diferentes y sociedades alternativas, se siente ínfimo conforme aparecen nuevas películas.

Al final de ROGUE ONE: A STAR WARS STORY nos enteramos que:

  • La Death Star tiene una debilidad estructural
  • Los rebeldes obtienen los planos.

Curiosamente, lo mismo que sabíamos antes de que comenzara la película. Y nosotros creyendo que el director Gareth Edwards y su presupuesto de 200 millones de dólares iban a expandir la mitología de la saga.

null

Acusar a una película de haber sido creada por más amor al dinero que al arte, está bastante trillado. Pero cuando el zapato aprieta, aprieta. Además, ¿por qué elaborar figuras retóricas nuevas para un refrito?.

Los pingos se empiezan a ver cuando las motivaciones de los personajes coinciden con las de la trama. Durante la primera hora se plantan algunas semillas prometedoras pero pronto nos damos cuenta del engaño: los personajes hablan, piensan, accionan y reaccionan porque las escenas de acción deben ocurrir. Un momento a Felicity Jones le chupa un huevo el padre, al siguiente está desesperada por encontrarlo y después quiere ayudar a la Rebelión. No está motivada a hacer nada de eso pero alguien tiene que dar el discurso inspirador para el trailer.

Pero si les gustó la película, pueden ya mismo ver su secuela (de 1977). Es una de las pocas películas de George Lucas que no provocan ceguera temporal.

(Detrás de la línea amarilla: Doctor Strange, 2016)

null

Francois Truffaut: Un personaje sale de su casa, sube a un taxi y se dirige a la estación para tomar el tren. Se trata de una escena normal en el transcurso de un film medio. Ahora bien, si antes de subir al taxi este hombre mira su reloj y dice: “Dios mío, es espantoso, no voy a llegar al tren“, su trayecto se convierte en una escena pura de suspense, pues cada semáforo en rojo, cada cruce, cada señal de tránsito, cada frenazo, cada maniobra de la caja de cambios van a intensificar el valor emocional de la escena.

DR. STRANGE (2016) es un film medio sostenido por inspirados actores y buenos efectos especiales. Destaca Mads Mikkelsen como Kaecilius, un personaje que en papel no es más que un villano genérico, con motivaciones genéricas y métodos genéricos de conseguir sus objetivos. Sin embargo, Mikkelsen logra hacerlo funcionar gracias a su estudiada interpretación y carisma en pantalla. Lástima que el presupuesto de 165 millones de dólares no sepa aprovecharlo como es debido, o tendríamos a un villano a la altura de Loki. Read More

(Angela Bowie es Black Widow)

01DDBW2

Déjenme transportarlos a la mágica tierra de 1975, apenas un año antes de 1976 pero nueve después del ’66. La modelo Angela Jones, también conocida como Jipp Jones, también conocida como la mujer de David Bowie, también conocida como Cataratas Forever Aguante la Generación del ´49 (también conocidos como “Los chicos que nunca pisaron Texas”) buscaba un proyecto que le permitiera brillar con luz propia y demostrar, para todos los que se pedorreaban en su presencia, que podía ser algo más que “la esposa de…”.

Entra Stan The Man Lee, también conocido como Stan Lee, también conocido Sir Mix-a-Lot, quién le cede los derechos para producir una serie de TV sobre los personajes de Black Widow y Daredevil.

¿Por qué? (me refiero a un “¿por qué esos y no otros?” tipo de por qué, no uno existencial del “¿por qué vivo?” o “¿para qué me baño?”). Nadie sabe. Los superhéroes ya habían demostrado su valía en las pantallas (Batman, Hulk…) y suponemos que, a la hora de pagar dulces dulces dólares por los derechos, Black Widow y Daredevil eran muchísimo más baratos que cualquier otro. Pero eso es especulación y me rehuso a caer en esos juegos mentales. Del mismo modo que me rehuso al uso de trajes en desuso durante las clases de buzo.

Para captar la atención de los estudios, Angela y co-star Ben Carruthers (quién tiene un rostro hermoso para héroe de comic) realizaron una serie de fotografías que, según parece, no impresionaron ni al valet parking de Universal Studios (un chicano de actitud sospechosa que cruzó la frontera ilegalmente para perseguir su sueño de convertirse en bibliotecario). Una lástima, porque en el departamento de vestuario estaba nadie más ni nadie menos que Natasha Korniloff, diseñadora de algunos de los trajes más icónicos de David Bowie (los de Ziggy Stardust y los del video Ashes to Ashes). Su trabajo no es la mar original (respecta bastante el look setentero de Black Widow) pero sus aportes a Daredevil son muy interesantes, sobre todo el rostro pintado y las manos al descubierto (una lástima que Netflix haya optado por esta versión pobre de Batman).

Maravillen sus ojos:

even_david_bowie_thought_this_was_too_weird

149628

bwdd

(Nada, eso)

Porno

10579989_780340525338219_4431524791232018134_n

 

99 globos rojos es la canción bailable más deprimente de la historia.

La banda alemana Nena conquistó yanquilandia (y por ende, el mundo) en 1983 con 99 Luftballons, una pegadiza melodía popera que invitaba al microdancing. No pasó mucho para que los hijos del General Ford pidieran de inmediato una versión en inglés. Porque está lindo bailar pero si sobre el escritorio de tu Presidente hay un gran botón rojo con forma de mapa mundi, y la palabra “Autodestrucción” grabada a fuego; uno siente el derecho a exigir que le canten en su idioma.

¡Tremenda sorpresa debió haber sido! Porque Nena no estaba en el negocio de las canciones agradables, inocentes y para nada polémicas. Su intención era crear conciencia sobre las armas nucleares y la posibilidad de que el hombre destruya al hombre (y tal vez juntar algunas monedas para un auto, nada grande, que gaste poca nafta y los lleve de un lado al otro).

De la traducción se encargó Kevin McAlea, quien dejó intacto el mensaje pero cambió algunos detalles. A grandes rasgos, esta versión arranca con dos hippies que se van de pepa, compran 99 globos rojos y los dejan volar.

Read More